Mostrando 1–12 de 121 resultados


Piercing lóbulo

Sin duda, el piercing en el lóbulo es el más usado en todo el mundo. Es habitual hacer este tipo de perforaciones en el lóbulo a las niñas recién nacidas, pero hoy en día, existen variaciones de este tipo de piercing, que usan los adultos para marcar y resaltar su estilo.

Ahora el piercing en el lóbulo ya no tiene un uso exclusivo en mujeres, sino que muchos hombres lo llevan sin ningún tipo de problema, y para muchos de ellos, representa un estilo único.

En este artículo podrás conocerlo todo acerca de este tipo de perforaciones, los piercings del lóbulo.

Tipos de piercing en el lóbulo

Hay tres tipos de piercing en el lóbulo, en función de las características del pendiente que elijamos, y dependiendo del tipo que usemos, generaremos un efecto clásico, punk o alternativo.

A la hora de llevar los piercings en el lóbulo, no hay ninguna restricción, ya que se pueden llevar en una sola oreja o en las dos, sin ningún tipo de problema. Entre los diferentes tipos de piercing de lóbulo encontramos:

Piercing lóbulo estándar
En términos generales, suele ser el primer piercing o perforación que se hacen las chicas. Esta es una de las partes de la oreja que menos duele, y a la hora de perforar es el más usado.

Está ubicado en la parte central del lóbulo y es muy habitual que sea usado también por los hombres. Al mismo tiempo, es el que que más se usa para los dilatadores, un tipo de joyería que se caracteriza por expandir el agujero de la oreja, desde tan solo unos pocos milímetros, hasta unos cuantos centímetros.

Esta tendencia es usada sobretodo por la generación que recibe el nombre de millennials, pero también la usan personas de la generación anterior.

Piercing lóbulo superior
Por supuesto, este va colocado también en el lóbulo de la oreja, pero se sitúa un poco más arriba que la posición tradicional del pendiente. Es ideal si lo que quieres es añadir otro pendiente a tu oreja, pero quieres que sea algo más discreto.

Piercing lóbulo transversal
Este piercing también va en el lóbulo, pero en lugar de estar ubicado en la parte frontal, la pieza se coloca en la parte inferior, de modo que ésta atraviesa de un lado a otro, la parte de mayor grosor de la oreja. Al ser una perforación de una distancia considerable, las piezas que se suelen utilizar en estos piercings, es la de tipo barra.

Es una buena opción si lo que buscas es un piercing atrevido, y además no es tan doloroso como otros y cicatriza bastante rápido.

¿Cómo cuidar el piercing del lóbulo?

Del mismo modo que cualquier otra perforación, es muy importante cuidar bien el piercing, para que se produzca una muy buena cicatrización y no tengamos problemas de infecciones en la zona. Aquí te dejamos una lista de lo que debes tener en cuenta a la hora de cuidar el piercing del lóbulo:

  1. Antes de manipular tanto las orejas como el piercing en si, hay que lavarse las manos con jabón anti-bacterias.
  2. Tendrás que lavarte las orejas al menos 2 veces al día, con agua y jabón. El tipo de jabón que tienes que usar ha de ser suave, deberás manipularlo entre los dedos hasta que haga espuma, y posteriormente se debe frotar suavemente el jabón en ambos lados de la perforación. A continuación se limpia la zona con un paño limpio y seco para quitar el jabón. Utiliza papel de cocina para secarlo. Las toallas de tela y el algodón pueden dejar alguna fibra textil y hacer que se infecte tu perforación.
  3. Para realizar la limpieza de la zona, se deberá aplicar una solución salina con algún antiséptico, como alternativa al uso del agua y el jabón. Lo ideal seria hablar con el profesional que nos ha realizado la perforación para que nos recomiende un limpiador con base de sal marina, que nos sirva para cuidar la zona recién perforada.
  4. No hace falta enjuagar las orejas después de que apliquemos la solución salina.
  5. ¡Nunca debes hacer girar el piercing mientras está cicatrizando! Aunque es una creencia muy común, que sentirás en muchos sitios, no lo hagas. Piensa que la perforación es una herida. Si haces girar el piercing lo que consigues es romper la cicatrización y haces que al tejido le cueste más tiempo acabar con el proceso.

Consejos para un piercing lóbulo

  • A la hora de peinarnos, si tenemos el pelo largo, tendremos que ir con mucho cuidado para que tanto el cepillo como el pelo, no se enganchen en el piercing.
  • Del mismo modo, se recomienda que durante la época de cicatrización, se lleve el pelo recogido.
  • Si el piercing del lóbulo, y concretamente la perforación, produce dolor, debemos intentar dormir del lado opuesto, para evitar provocar una presión extra e innecesaria en esa zona. Si el dolor es intenso, no dudes en consultar con el profesional que te hizo la perforación, para descartar una posible infección o una reacción alérgica.
  • Tenemos que estar muy pendientes, y en caso de que el lóbulo de la oreja sangre, será necesario ir al médico.
  • Tendremos que lavar la funda de la almohada regularmente, cada ciertos días, para de este modo, eliminar cualquier foco de infección que pudiera haber en esa zona.
  • Si aún así, se observara una infección muy severa en la zona, lo más recomendable es acudir al médico, para que nos dé las instrucciones necesarias para ser tratada adecuadamente.

Recuerda que en nuestra web Zuk Luxury Piercing, podrás encontrar inspiración, para elegir el tipo de piercing de lóbulo que más te guste entre las múltiples opciones que te ofrecemos.

Abrir chat
1
¡Hola! ¿Tienes alguna consulta?